morado

PSICOLOGÍA HUMANA

11 septiembre 2017 Sin categoría


 http://4.bp.blogspot.com/fL1O0fTLPtj8ManLs_sqbTiAJX4z68j7mOUghAEEjmJ_z7ktTOedOZE2q8a_H7BbECTsJS4XlMZhRbClHdMFupghMpO1z7z76_Z8stkkIMQUaP0pAG4

Dicen que la mente humana a veces funciona de forma misteriosa. En muchas ocasiones no sabemos explicar por qué nos va bien o mal, por qué ciertas cosas nos ocurren o por qué estamos más predispuestos a algunas cosas.

A continuación te vamos a presentar ocho curiosidades que tienen que ver con nuestra mente, y que ya han sido estudiadas y comprobadas de forma científica. ¡Seguramente quedarás sorprendido!

1. Si le dices a la gente cuáles son tus metas, será menos probable que las alcances.

Así que la próxima vez que pienses preguntarle a alguien cuáles son sus metas en la vida, recuerda que en realidad podrías estar alejándolo de ellas.

2. Los más inteligentes tienden a subestimarse a sí mismos, mientras que los más ignorantes tienden a pensar que son brillantes.

Se le conoce como “Efecto Dunning Kruger“: Mientras más informados estamos, más concientes somos de nuestas propias limitaciones, y de las muchas posibilidades que existen en el mundo. Y eso incluye la posibilidad de estar equivocados. La confianza en nuestra propia inteligencia es algo que fluctúa dependiendo de las circunstancias, así que no seas muy presumido.

3. Tus pensamientos y tu capacidad para tomar decisiones serán más racionales si los piensas o hablas en un segundo idioma.

Así es. Un estudio de la Universidad de Chicago descubrió que los estudiantes de intercambio coreanos tomaban decisiones más racionales y menos parcializadas si se les pedía que primero lo tradujeran todo al Inglés. Esto puede deberse al hecho de que la traducción nos obliga a deliberar y considerar cada palabra que usamos, lo que tiene como resultado soluciones más sensatas. La próxima vez que creas que no estás siendo muy racional, trata de pensar en ese idioma que estudiaste en la secundaria, y tal vez eso te ayude un poco.

4. Rodearte de personas felices te hará sentir feliz.

¿Conoces a algún amigo que se queja de todo y no disfruta nada? ¿Ya sabes cómo te sientes cuando sales con alguien así? Exacto. Pasar tiempo con personas positivas y felices te contagiará esa alegría y elevará tu ánimo. Así que no seas ese amigo negativo: mejor conviértete en un compañero optimista.

5. Hoy en día, los niños están más estresados que los pacientes psiquiátricos promedio de la década de 1950.

La gente de la década de 1950 tenía muchos problemas, pero al menos nadie tenía que preocuparse por entrar al preescolar. En este hecho también influye que actualmente conocemos más desórdenes mentales, así que es más fácil diagnosticar cualquier comportamiento fuera de lo normal. De todas formas, debido a todas las cosas que han aparecido en los últimos 65 años, la gente actualmente tiene muchas más cosas con qué estresarse.

6. Las personas entre los 18 y los 33 años son las más estresadas.

Tener que lidiar con nuestros estudios, con la familia, pensar en un plan de carrera y de vida, y entrar al mercado laboral a tiempo completo… Todas estas cosas son componentes perfectos de una vida altamente estresante. Añade a esto el hecho de que, en muchos países, es muy difícil acceder a una garantía de seguridad social: es la tormenta perfecta. Lo reportó el diario USA Today.

7. El dinero sí puede comprar la felicidad.

psy8

Es normal. La gente que tiene problemas financieros está siempre mucho más estresada. ¿Alguna vez has escuchado a una persona muy pobre decir que el dinero no puede comprar la felicidad? MmMm.. no lo creo. Sin embargo, esto tiene un tope. En Estados Unidos, por poner un ejemplo, una vez que alguien ya tiene un ingreso anual de unos 80.000 dólares, sus niveles de felicidad dejan de cambiar, aunque hagan más dinero. Básicamente, alguien será feliz si tiene suficiente dinero para alimentarse y tener una vivienda propia, sin tener que preocuparse por quedarse sin dinero. Así lo afirma un estudio publicado por el Wall Street Journal.

 

8. Puedes convencer a tu cerebro de que dormiste bien, aunque en realidad no lo hayas hecho.

psy12

Toma unos pocos respiros profundos y piensa en lo bien que dormiste anoche. Si puedes convencerte a ti mismo de eso, sentirás una pequeña elevación en tus niveles de energía. Se le conoce como “sueño placebo”, pero no debes usarlo como una excusa regular para no dormir lo necesario. Aunque engañes a tu cerebro, en realidad necesitas dormir como es debido.

 

 

 

 


, , , ,

Compartir

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *